Se trata de Carlos González Yáñez, quien falleció recientemente en Alemania.


Una emotiva ceremonia póstuma en homenaje al destacado artista Carlos González Yáñez, uno de los autores del mural de mosaicos que viste la fachada oriente del edificio de la sede de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la UV, realizaron autoridades de la casa de estudios, en compañía de familiares y amigos del muralista.

La viuda, Angelika González, y su hija Mayte González viajaron la semana pasada desde Alemania, para asistir al íntimo acto, liderado por el rector Aldo Valle, donde se dio testimonio de la gratitud de la Universidad de Valparaíso por el aporte del artista al plantel.

También estuvieron presentes en la ceremonia la vicerrectora de Vinculación con el Medio, Eva Madrid; Fernando Balbontín, secretario de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Naturales, en representación del decano, Ricardo Bravo; el decano de la Facultad de Arquitectura, Juan Luis Moraga; David Carrillo, director de Extensión y Comunicaciones de la UV, y Alejandro Rodríguez, director de Relaciones Institucionales de la UV.

El rector Valle destacó que “este mural es uno de nuestros rostros en la Región. Este edificio forma parte del paisaje que muchos transeúntes, como también numerosos viajeros y —desde luego—todos los habitantes de la región de Valparaíso, tienen en su retina grabada. Por lo mismo, él se incorporó al paisaje de la ciudad y a la historia de nuestra Universidad de manera imborrable, al igual que a nuestra memoria y a nuestra identidad. En ese sentido forma parte de nuestra intimidad”.

Durante la ceremonia se presentó una placa conmemorativa del mural, la que en los próximos días será instalada en el exterior del edificio.

“Es conmovedor que hoy día podamos con su familia, con sus hijos, tener esta ceremonia para recordar y para instalar una placa que identifica, reconoce y agradece el talento, la imaginación de Carlos González Yáñez“, afirmó el rector Valle.

Por su parte, su hija Mayte González explicó que Montemar fue un lugar muy significativo para el muralista. Por esta razón, y una vez terminado el acto, la familia, en una ceremonia privada, dio cumplimiento al último deseo del artista: lanzar sus cenizas al mar, justo frente del emblemático edificio.

“Él en su corazón seguía siendo porteño. En ese sentido, traer una parte de su obra y ver aquí el reconocimiento es una parte importante de lo que era su alma, su espíritu. Le veo mucho sentido a poder volver a establecer este vínculo entre Alemania, su obra y Chile, porque él siempre quiso regresar. Lo hubiese hecho si hubiera podido vivir del arte acá. El estar aquí es como hacer un cierre de su paso por la Tierra”, reflexionó Mayte González.

Carlos González falleció en Alemania el 9 de diciembre de 2017, a los 92 años. Fue un artista que trabajó en forma extraordinaria variadas disciplinas del arte, como la pintura, el grabado y el mural. Expuso en diferentes galerías de países como Dinamarca, Países Bajos, Estados Unidos y Chile, entre otros.

Su familia trabaja en establecer vínculos para difundir su legado artístico y lograr que su obra sea una inspiración para jóvenes artistas chilenos.

Trinidad Garnham Brunel se presentó con 744 puntos ponderados.


El alto puntaje alcanzado en la PSU por la joven Trinidad Garnham le permitió ubicarse en el lugar número uno de la lista de seleccionados de la carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso.

Durante el segundo día del Proceso de Admisión 2018 realizó su matrícula y reconoció que se sentía muy contenta porque desde pequeña que tiene una fuerte conexión con el mar y los temas medioambientales.

La joven comentó que ya conoce de la vida universitaria, dado que estudió Medicina en la UV por tres años. En ese momento optó por un cambio en su formación y buscó una carrera donde se pudiera proyectar su compromiso medioambiental. Es ahí donde descubre la carrera de Biología Marina.-
“Considero que la UV es una buena universidad por esa razón busqué en el mismo plantel una carrera con un sello más ambientalista, que lo encontré en Biología Marina”, sostuvo.

La estudiante agrega que “desde que era muy chica tengo un alto compromiso con el medio ambiente. Me gusta el trabajo en terreno, nunca me imaginé trabajando en una oficina. Me motiva mucho el mar y lo veía más contaminado a través de los años: el plástico es un problema real en los océanos que impacta el hábitat y a las propias especies marinas. También poco a poco me comprometiendo con el vegetarianismo y luego el veganismo. Siempre me ha gustado la ciencia y la investigación y esta carrera las vincula muy fuertemente”, dijo.

La joven señaló que si bien nació en Santiago, realizó toda la Enseñanza Media en la ciudad de Concepción. Luego se trasladó a Valparaíso a estudiar Medicina en el Campus de la Salud UV en Reñaca. Al consultarle si no era un tanto arriesgado tomar la decisión de cambiarse de una carrera en una etapa avanzada de formación, la estudiante dijo que :“Considero que es un tema muy personal la decisión sobre qué estudiar. Creo que darse cuenta que (ingresar a la universidad) no es todo en el mundo (que puedes hacerlo o no) y que los caminos siempre se van a ir abriendo dependiendo de tus metas. Solo hay que tener la fuerza para saber elegir y saber escucharse, porque al final todo va a resultar bien”.

La serie de ciencia y naturaleza “72 Dangerous Animals: Latin America” ya está disponible para verla en Chile.

Con imágenes sorprendentes de los animales más peligrosos de la región, la serie original de Netflix “72 Dangerous Animals: Latin America” presenta un mundo salvaje y de alto riesgo para quienes han tenido que enfrentarlos en situaciones extremas. La serie incluye testimonios y voces expertas, principalmente de destacados investigadores en zoología y ecología, quienes explican el comportamiento de las especies consideradas como las criaturas más letales del continente.

Doce capítulos forman parte de la primera temporada del documental, que fue estrenado recientemente a fines de diciembre 2017.

En el capítulo IIl “El calamar de Humboldt”, participa el decano de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, Ricardo Bravo, doctor en Ciencias Biológicas con mención en Ciencias del Mar, quien ha desarrollado varias investigaciones sobre invertebrados marinos.

Tal como lo explica el doctor Bravo en la serie, el calamar de Humboldt tiene una mordedura terriblemente mortal. Es un verdadero monstruo de los océanos. Entre sus características destacan su capacidad para iluminar el océano y su fuerza en la mordida, capaz de atravesar el acero más resistente.

El decano además aborda las extraordinarias habilidades del calamar de Humboldt, como por ejemplo su capacidad para camuflarse, al poder cambiar de color, haciéndose invisible a los ojos de una presa o un eventual depredador; también su alto nivel de agresividad y su comportamiento migratorio, entre otras características.

La serie ha tenido una excelente crítica y puede verse en el siguiente link:
https://www.netflix.com/title/80165247

Se trata de Beatriz Salgado, quien es una ferviente defensora de la protección de los ecosistemas biológicos, especialmente el océano.

Sorprendida con la distinción reconoció sentirse Beatriz Salgado (de 25 años), egresada de la carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, quien recientemente fue elegida como una de las cien jóvenes líderes del país en la tradicional selección que realiza la revista Sábado del Mercurio de Santiago.
El diario, junto a un plantel universitario privado, elige desde hace 17 años a los representantes —de hasta 35 años— de distintas profesiones y actividades que calcen con el perfil de liderazgo que convoca el premio. Es decir, que destaquen por el sello que imprimen a sus actividades, su contribución al desarrollo y futuro de Chile y su capacidad de generar cambios en sus organizaciones (públicas o privadas), especialmente en áreas como la innovación, tecnología y educación.

Beatriz Salgado, quien actualmente avanza en su trabajo de tesis y elabora nuevas postulaciones a proyectos, desde los inicios de su formación como bióloga marina ha participado y posteriormente liderado la organización de base comunitaria AccionCousteau, que destaca por sus iniciativas en pro de la protección del medio ambiente (especialmente marino), la divulgación de actividades para el cuidado y conservación de los océanos y la implementación de diferentes programas educativos orientados a la comunidad escolar y sus familias, entre otros. Su activa participación y protagonismo en diferentes proyectos, le valió a Beatriz ser invitada el año pasado por la embajada de Estados Unidos al encuentro mundial “Our Ocean”, en Washington DC, donde compartió experiencias y conocimientos junto a otros jóvenes que comparten el mismo interés por un planeta con más biodiversidad y menos contaminación.

¿Por qué crees que te dieron esta distinción?

“Supongo que porque trabajo en algo distinto. En Chile muchas veces las personas no consideran nuestro mar como un ecosistema del país, sino más bien como un espacio de recreación. Muchos sólo interpretan el mar según lo que se ve desde la orilla, sobre su superficie, pero hay un mundo por explorar y proteger, y mi trabajo se trata de eso”.

¿Cuánto ha avanzado el país en la protección de los ecosistemas marinos?

“En cuanto a áreas marinas protegidas, el país ha avanzado mucho. Somos pioneros en la protección de nuestro océano en lugares prístinos, como las islas Desventuradas, Rapa Nui y Diego Ramírez, entre otras. El desafío más grande es lograr crear áreas marinas costeras protegidas de múltiples usos en las costas continentales de Chile, donde realmente está la presión antropogénica. Por otra parte, en la protección de especies marinas el escenario es dispar, hay algunos avances en la protección de mamíferos y aves marinas, pero estamos lejos en cuanto a tiburones y peces óseos, en especial en cuanto los recursos pesqueros. Esto requiere no sólo de un manejo a nivel pesquero, también necesita educación de la comunidad”.

¿Qué tareas se deberían priorizar?

“La protección de áreas costeras, el mejor manejo de las pesquerías para asegurar la sustentabilidad de los recursos e incrementar la cultura oceánica o alfabetización oceánica en el país, logrando que los ciudadanos integren el mar en sus vidas y puedan tomar buenas decisiones en lo que respecta al océano”.

¿Qué proyectos estás desarrollando actualmente?

“En estos momentos estoy realizando mi tesis en el IFOP. Me encuentro trabajando en el proyecto “Seguimiento de Recursos Altamente Migratorios-Enfoque Ecosistémico”, tengo por objetivo caracterizar el espacio-temporal de los sitios de captura y de desplazamiento del tiburón marrajo (Isurus oxyrinchus) (Elasmobranchii Lamnidae), dentro y fuera de la zona económica exclusiva de Chile. Además estoy preparando algunas postulaciones a proyectos para desarrollar con "Expedición Batiscafo", fundación que formalizamos hace poco tiempo con un grupo de colegas”.

La actividad fue organizada por la asignatura de Zoología de Vertebrados.

Diecisiete estudiantes de la carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso participaron en un estudio en terreno de aves y mamíferos marinos.

Tal como lo explica el académico Luis Cabezas, profesor a cargo de la actividad y quien estuvo acompañado de la ayudante Monserrat Vanerio, esta salida al mar se programa en el marco de la asignatura de pregrado Zoología de Vertebrados.

“El curso aborda de forma muy general a este grupo zoológico, incluyendo también aquellas aves consideradas como marinas. Como los alumnos cursan la carrera de Biología Marina, la idea de realizar una salida al mar para ver específicamente la diversidad de aves marinas presentes en nuestra costa es claramente una forma muy directa de que ellos se involucren con este grupo de vertebrados, que es un componente más en el amplio ámbito marino donde ellos se desenvolverán en el futuro”, afirma el profesor.

Luis Cabezas destaca la valiosa experiencia para los jóvenes: “El solo hecho de salir al mar en una embarcación de la Armada resulta en una experiencia valiosa desde el punto de vista personal, ya que debes experimentar el vaivén del mar (incluidos el desagradable mareo), familiarizarte con una embarcación, con terminologías marítimas y con profesionales y oficiales de la Armada, que han optado por trabajar asociados al mar. Todo es simplemente aprender y comenzar a familiarizarse con una vida profesional marina”.

En el buque LSG Quintero de la Armada los estudiantes pudieron observar numerosas especies marinas, logrando conocer parte de la biodiversidad presente en la costa de la Región de Valparaíso.

Javiera Orlanda, alumna de segundo año de la carrera, afirma que uno de los principales objetivos de la actividad fue el avistamiento de aves marinas, el cual se cumplió completamente.

“Pudimos observar fárdelas azules, gaviotas, albatros, pelicanos, etcétera. Empezamos el recorrido en la costa, y fuimos desde Valparaíso hasta Reñaca y de ahí varias millas mar adentro. Luego nos devolvimos por la costa de Laguna Verde. La tripulación de la Armada fue muy amable, mostraron toda su disposición para poder llevar a cabo esta linda y educativa actividad. Los aprendizajes que me llevo de esta linda experiencia fueron el poder reconocer en qué lugares podemos encontrar ciertas especies, cómo se desenvuelven en su habitat y, por último, haber estado en contacto muy cercano con lo que es el ambiente marino. Estas son oportunidades que te ayudan a aplicar todos tus conocimientos aprendidos y de una forma mucho más interactiva con este lindo entorno que es el mar”, señala.

Su compañero Maximiliano Vargas destaca que se le dio la oportunidad de participar voluntariamente en la actividad. “Cuando empezamos la travesía nos facilitaron binoculares para poder observar con más detalles todos los animales que íbamos a encontrar más adelante. La principal actividad que tuvimos en el buque fue estar atentos a nuestro alrededor en busca de animales, en especial aves. Además fuimos capaces de observar otras especies marinas, como algunos peces, medusas y hasta delfines”, afirma el joven.

Finalmente, Paula Tobar, alumna de tercer año, reconoce que el día de la actividad tenía la presentación del seminario de la asignatura Biología de Peces, pero al saber de la oportunidad de embarcarse en un buque de la Armada para realizar el avistamiento de aves marinas habló con sus profesores para poder asistir a la travesía y presentar su seminario el mismo día.

“Yo, como muchas personas, me mareo muy fácilmente en autos, por lo que subir a un buque significa una gran preparación, como por ejemplo no comer mucho antes de subir, estar relajada, mirar siempre hacia la tierra, tomar pastillas para los mareos, etcétera. En ese último punto fallé, ya que no me tomé la pastilla anti mareos hasta que me sentí mareada, siendo que se debe tomar media hora antes de subir al buque: lección aprendida. También pude observar la gran diversidad de aves que se encuentra en nuestras costas y aprendí a diferenciarlas, dado que —comúnmente— al ser de colores parecidos se suelen confundir. Por otro lado, también tuvimos una perspectiva distinta de lo que es la costa de Valparaíso y Viña del Mar y la belleza de la Región, que no es apreciable desde tierra”, concluye.

Los alumnos que participaron de la actividad fueron: Jeremy Anabalón González, Valentina Pérez Espinoza, Florentina Oyarzun Meneses, Fernanda Castillo Granado, Javiera Riveros Echeverría, Macarena Pérez Moro, Camila Schwerter Lillo, Catalina Rodríguez Caicheo, Maximiliano Vargas Romero, Sofía Flores Lagos, Macarena Ortega Vega, Gabriel Aguilera Castillo, Vicente Contreras Martínez, Francisca Uyarte Angulo, Nicole Vargas Parra, Sebastián Hernández Muñoz y Paula Tobar Parra.

La actividad se llevó a cabo en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV.

Conferencias, análisis, reflexión y debate, junto a una activa participación de los asistentes, fueron algunos de los aspectos que destacaron en el desarrollo del Curso Avanzado de Contaminación de Sedimentos Marinos Costeros, que organizó la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, en conjunto con el Grupo de Contaminación Marina del Comité Oceanográfico Nacional de Chile (CONA).
La actividad se realizó en dos jornadas y se abordaron temáticas como: Regulación ambiental y el desarrollo de normas para la protección de los sedimentos marinos; Muestreo y análisis de metales y compuestos orgánicos en sedimentos marino; Estudios ambientales aplicados a los sedimentos marinos y Programas de investigación y monitoreo de metales en sedimentos marinos de la costa de chile: experiencias, entre otras.
Uno de los coordinadores del evento, profesor Mario Herrera, académico de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV, quien es biólogo marino y abogado, señaló que la instancia contribuyó a uniformar qué se está haciendo en esta área específica de contaminación marina y conocer cuál es su estado del arte.
“Definitivamente lo que nosotros tratamos de propender como grupo de trabajo de contaminación es que esto se traduzca en un instrumento practico, como una norma de calidad para los sedimentos (...), que permita —por lo menos— establecer usos para diferentes tipos de actividades que se realizan en el borde costero”, planteó.
Por su parte el secretario Ejecutivo del CONA, contraalmirante Víctor Zanelli, agradeció a las autoridades de la Facultad por la permanente colaboración en este tipo de actividades y agregó que “tenemos mucho por hacer y ojalá tengamos todo bien reglamentado para proteger nuestro futuro“.
También Víctor Zanelli manifestó su intención de repetir el curso por la relevancia del tema, el interés manifestado por los asistentes y el nivel de los académicos que participaron en la jornada.
Finalmente el doctor Jorge Valdés Saavedra, académico de la Facultad de Ciencias, Universidad de Antofagasta, advirtió que tras las exposiciones pudo observar que se está avanzando rápidamente en lo que tiene que ver principalmente con las normas.
Agregó que le sorprendió gratamente el interés manifestado por las empresas, tanto en la validación como en la calidad de la información ambiental que se debe generar.
”Me da la impresión que las empresas están cambiando la visión respecto a la necesidad de que la información que se genere se valide también científicamente, a través de las publicaciones. El tema de la investigación científica ahora es un elemento que pesa mucho en el trabajo ambiental”.
Al curso asistieron representantes de empresas y compañías mineras, de consultoras, funcionarios del Ministerio del Medio Ambiente, académicos e investigadores de importantes universidades del país y autoridades y miembros del CONA.

El evento lo organizó el Consejo Nacional Pro Creación del Ministerio del Mar y el Comité Asesor Marítimo Inter Universidades de la Región.

La bióloga marina Pilar Muñoz, académica e investigadora de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, fue una de las conferencistas invitadas de la “Jornada de reflexión: Un Ministerio del Mar y su impacto para el desarrollo sustentable de Chile”, evento organizado por el Consejo Nacional Pro Creación Ministerio del Mar y el Comité Asesor Marítimo Interuniversidades de la región de Valparaíso, del cual también participa.

La profesora Muñoz, quien además dirige el Laboratorio de Algas Marinas, explica que el Consejo Nacional Pro Creación Ministerio del Mar surge a comienzos de este año como respuesta al proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados para solicitar a la Presidenta de la República la creación del Ministerio del Mar. Por su parte, el Comité Asesor Marítimo Interuniversitario fue instaurado para asesorar desde la academia a este Consejo.

“El objetivo de este evento fue generar una instancia de conversación a través del análisis que permita incorporar criterios y elementos para un debate nacional en torno a la potencial creación del Ministerio del Mar”, señaló.

La conferencia que ofreció Pilar Muñoz se tituló “Marea Roja en Chile: un enfoque multisectorial”. La académica reconoció que decidió tomar el tema de las floraciones algales nocivas por su gran impacto en la sociedad y porque es una problemática donde se ilustra muy bien la necesidad de un ente central que coordine a los actores involucrados en este proceso que ocurre en el mar.

“Los contenidos propiamente tales de la conferencia incluyeron una definición de las mareas rojas, la descripción de su dinámica, la naturaleza de su nocividad, los registros históricos, las razones del aumento de episodios, así como la institucionalidad involucrada en su monitoreo y seguimiento. De acuerdo a mi apreciación personal, uno de los aspectos que más llamó la atención del público asistente fue la gran variedad de venenos que producen las microalgas productoras de marea roja, en especial el veneno amnésico, el cual ya ha sido registrado en las costas de Chile”, advirtió.

La investigadora adelantó que en la historia de Chile se conocen tres intentos o iniciativas de creación del Ministerio del Mar, con el objetivo de establecer una institucionalidad única que congregue a todos los actores que se desenvuelven en el mar o relacionados con él, que concentre todas las políticas, directrices y medidas de administración de los asuntos marítimos y del mar, y que reorganice y reúna a todos los organismos y entidades que participan en este medio.

“Ya se cuenta con el apoyo de treinta instituciones relacionadas con el mundo marítimo-marino, además de la Cámara de Diputados y la alcaldía de Valparaíso, entre otros”, aseguró.

Agrega que “este proyecto no busca crear necesariamente nuevas entidades administrativas sino más bien tomar las existentes en diversos ministerios, como Relaciones Exteriores, Economía, Defensa, Transportes, Medio Ambiente, etcétera, y acogerlas en un órgano único como un Ministerio el Mar, a fin de que esta institucionalidad genere y mantenga una política de Estado permanente y sostenible en relación a la realidad marítima y marina de Chile”, finalizó.

La académica Pilar Muñoz ofreció dos conferencias a estudiantes de sextos y octavos años básicos.

Con la charla titulada “Algas: mucho más que simples vegetales del mar”, la bióloga marina Pilar Muñoz, magíster en Oceanografía y académica de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, inauguró la Feria de la Ciencia que organizó la Escuela Teniente Serrano de la ciudad de Quilpué.
La profesora Muñoz participó como científica invitada y fue la encargada de dar inicio al evento.
La académica afirmó que quedó muy sorprendida por la variedad y calidad de los trabajos de los alumnos y al mismo tiempo por el entusiasmo mostrado al realizar sus exposiciones. “Me sorprendió la gran motivación y compromiso de los jóvenes al mostrar sus proyectos científicos. Además, durante la conferencia fueron muy participativos, hacían preguntas constantemente sobre las temáticas que les iba presentando”, dijo.
Según explicó Pilar Muñoz, la feria fue organizada por las profesoras Paula Garrido y Rosa Trujillo, de las asignaturas de Ciencias y Tecnología del establecimiento educacional, quienes junto a los alumnos presentaron en paneles con soporte visual y material diferentes investigaciones y proyectos científicos desarrollados durante el año por estudiantes.
La participación de Pilar Muñoz n esta actividad se dio en el marco de las actividades de extensión de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV. “Yo encuentro que salir de nuestros laboratorios y compartir nuestras experiencias científicas es un aspecto básico en nuestra labor como académicos de una universidad estatal”, sostuvo.
La actividad contó con el apoyo del programa Explora de Conicyt, y participaron cerca de 200 estudiantes, desde prekinder hasta octavo año básico.

Doce establecimientos educacionales de todo el país asistieron a la actividad.

Más de cuarenta alumnos de tercer año medio de doce establecimientos educacionales chileno-británicos asistieron a una jornada científica en la sede de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso.
La sede de Montemar, que imparte la carrera de Biología Marina, organizó diferentes actividades para los jóvenes estudiantes, quienes venían de ciudades como Antofagasta, Concepción, Santiago, Viña del Mar y Concón.
Los colegios que participaron fueron St. John’s School, St. Paul’s School, The Antofagasta British School, Bradford School, The Grange School, Dunalastair School, Mayflower School, Trebulco School, Santiago College, Craighouse, St. Margaret’s School y The Mackay School.
Marisol Grau, profesora del colegio Mackay, explicó que cada año la Asociación de Colegios Británicos de Chile (ABSCH) participa en jornadas científicas, que se desarrollan en los propios establecimientos educacionales y cuyo objetivo es conocerse e interactuar entre sí. Sin embargo, este año se innovó con una actividad en terreno y mayoritariamente práctica, externalizando la jornada y llevándola a las aulas universitarias.
De esta forma, académicos de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV prepararon un programa de actividades que consistió en una conferencia sobre cambio climático, a cargo del investigador Ítalo Masotti; visitas a los laboratorios de Ictioplancton y Ficología, que dirigen los académicos Mauricio Landaeta y Pilar Muñoz, respectivamente; un recorrido por la biblioteca; toma de muestras del borde intermareal; análisis de las mismas en los laboratorios de microscopia, y exhibición de aves costeras y recursos marinos a cargo de los alumnos de ECOMAR.
“A esta actividad asistieron doce colegios, la gran mayoría de Santiago. La actividad en sí ha sido muy interesante. La charla del profesor Masotti fue muy actual. El interactuar con la Universidad ha sido algo nuevo, nunca antes se había hecho. Con esta actividad los alumnos interactúan con jóvenes universitarios y académicos, y además de recibir contenidos científicos, también se informan sobre la carrera. Esta jornada ha sido como un encantarse con la ciencia”, agregó Marisol Grau.
Por su parte, el profesor Roberto Rey del colegio Mayflower de Santiago, sostuvo que “la intención nuestra es que los estudiantes se conecten con lo que es la vida universitaria para que empiecen a ver los potenciales que pueden desarrollar en el área científica. Estos alumnos son todos del área de Química. Las actividades fueron dinámicas y entretenidas. Nos gustó mucho la charla, fue bastante didáctico el profesor Masotti y con un tema contingente como es el cambio climático, que los jóvenes tienen que tener claro, porque son ellos quienes a la larga van a vivir ese problema, el cómo adaptarse, en otras palabras, el aprender a ser resilientes frente al fenómeno. Fue muy interesante la jornada”.
Finalmente, la académica UV Pilar Muñoz afirmó que “siempre tenemos las puertas abiertas para actividades como estas. Los estudiantes son muy participativos y esta vez se mostraron muy interesados en saber más sobre cambio climático y su impacto en el medio ambiente, conocieron de cerca algunas especies de recursos naturales marinos como aves, moluscos, crustáceos, algas, entre otros organismos. Me parece que cumplimos bien con sus expectativas”.

Alumnos de los Colegios Saint Margaret's School y Alemán de Valparaíso visitaron la Escuela de Biología Marina.

Con el objetivo de conocer más sobre los ecosistemas del área protegida de Montemar y de su biodiversidad, estudiantes de 5ª Año Básico de los colegios Saint Margaret's School y Alemán de Valparaíso visitaron la Escuela de Biología Marina de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso.
La coordinadora de Extensión de la Facultad, profesora Pilar Muñoz, destacó la convocatoria de ambas visitas, las que sumaron más de 140 alumnos.
“El Colegio St. Margaret's School vino en el marco de la actividad EXPLORE, que es su programa de educación al aire libre, mientras que el Colegio Alemán de Valparaíso realizó la visita para conmemorar el mes de la ciencia”.
La profesora agregó que ambos establecimientos educacionales desarrollaron diversas actividades, guiados por sus respectivos profesores y también por académicos de la Facultad. También fueron recibidos por la Organización ECOMAR con quienes visitaron distintas estaciones de reconocimiento de la biodiversidad del área.
Cabe recordar que ECOMAR es una organización que reúne a un grupo de alumnos de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la UV y que nace por su responsabilidad como jóvenes en formación y futuros profesionales de vincularse con la comunidad y de educar sobre diferentes temáticas de conservación y medioambiente.
“Ambas jornadas resultaron de forma exitosa. Da gusto ver como los alumnos se interesan por los distintos organismos que habitan nuestras costas y se preocupen por los efectos que puedan tener sobre ellos la contaminación y otras amenazas a su vida. Todos participaron de forma activa y estaban muy atentos. Hacían preguntas durante las presentaciones, se notaba que tenían varias inquietudes en cuanto a la conservación de nuestras especies marinas. Los sorprendió especialmente el acuario que contenía organismos intermareales nativos de Montemar”, destacó la académica.

Página 1 de 11