Últimas noticias

Últimas noticias (78)

Lunes, 30 Junio 2014 00:00

Semana del tiburón

Escrito por

Alrededor de 100 son las especies de tiburones, incluyendo rayas y quimeras, que pueblan nuestras costas. Desconocidas para la mayor parte de la gente, su presencia es clave para el equilibrio de la trama trófica y la biodiversidad de los océanos. Sin embargo, las poblaciones de condrictios, como son conocidos en el mundo científico, están disminuyendo y muchas especies se encuentran en peligro, afectadas por la sobrepesca, la contaminación y su bajo potencial reproductivo.
Educar para ayudar a revertir esta situación es lo que busca el curso "Biologia, comportamiento y conservación de condrictios", impartido durante el primer semestre de 2014 a estudiantes de las universidades Católica del Norte y de Valparaíso, que desde hoy participan en la "Semana del tiburón".
La actividad se desarrolló desde martes 24 hasta el viernes 27 de junio, en la Universidad Católica del Norte (UCN), incluyendo laboratorios, práctica de taxidermia, elaboración de réplicas de dientes de tiburón y dos salidas a terreno, una de observación paleontológica a Tongoy y otra de buceo apnea en la bahía La Herradura.
A cargo del citado curso está el profesor Sebastián Hernández, biólogo marino titulado en la UCN y PhD in Cell & Molecular BioScience, quien ha procurado durante todo el semestre entregar conocimientos sobre los condrictios o peces cartilaginosos (tiburones, rayas y quimeras), distribuidos en aguas chilenas, para que los futuros biólogos marinos comprendan mejor aspectos sobre la taxonomía, historia evolutiva, biología y estado de conservación de estos organismos, fundamentales en el equilibrio ecológico marino.
Los jóvenes iniciaron la "Semana del tiburón" con una jornada de práctica de taxidermia, guiada por los profesores Sebastián Hernández y Diego Miranda, seguida de prácticas de buceo y observación de mantayaras y visita de formaciones de fósiles. Otra de las actividades programadas fue un laboratorio dedicado a elaborar réplicas de dientes de tiburón, a cargo del biólogo marino titulado en la UCN Cristian Varas, quien actualmente es curador del Museo Paleontológico de Caldera, único en Chile. Este Museo ubicado en el mismo edificio que albergó la primera estación de trenes del país, exhibe una impresionante colección de dientes de tiburones, cetáceos fosilizados y el cráneo de la ballena fósil más grande de Sudamérica (de casi 4 mts.), entre otros objetos de interés.

Link http://www.aqua.cl/2014/06/25/coquimbo-ayer-se-inicio-en-la-ucn-la-semana-del-tiburon/

Galería https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1477407362499215.1073741831.1396973030542649&type=1

El barco Cabo de Hornos es el más avanzado para realizar estudios científicos.

 

Es la nave científica más moderna de Sudamérica. Incluso por su tecnología se ubica dentro de las 10 embarcaciones científicas más avanzadas del mundo. Es el buque AGS 61 Cabo de Hornos, de investigación oceanográfica, hidrográfica y pesquera, que fue construido en Chile en ASMAR Talcahuano, de acuerdo al diseño de la empresa noruega Skipstekniks.

La nave, si bien su administración y manejo están a cargo de la Armada de Chile, fue creada para uso civil. De ahí, que su equipamiento contemple la habilitación de laboratorios, dormitorios y salas de estudio para 25 investigadores, quienes comparten junto a una tripulación de 54 personas.

De hecho el Cabo de Hornos tiene áreas de investigación simultáneas para realizar estudios de oceanografía, hidrografía, pesca científica y recuperación de boyas de investigación.

La tecnología de la nave cuenta con una tecnología única en Chile, que es capaz de mantenerse estática en el océano, gracias a un sistema de propulsión que hace que la toma de muestras que realizan los investigadores sea mucho más precisa. Así lo describió el teniente segundo, Rolando Contreras, jefe del departamento Sistema de Armas, Buque Cabo de Hornos y quien guió la visita de la delegación de estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, en el marco de las actividades de formación de los futuros biólogos marinos.

El teniente segundo destacó que "Este buque cuenta con sofisticados sistemas de sonares y de navegación. Aquí en el puente de mando podemos ver el sistema que permite al buque quedarse en un punto fijo. Independiente de los factores externos que hacen que el buque se mueva. Lo que permite mediciones más precisas para los estudios científicos".

El profesor Mario Cáceres, académico del área de Oceanografía Física de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV coincidió con el oficial a cargo, con respecto al alto nivel tecnológico de la nave.

"El sentido que tiene esta visita es conocer un buque de primera línea del área de la Oceanografía. Este es un buque que tiene las capacidades y acomodaciones y los equipos de nivel mundial. Está catalogado dentro de los primeros 10 buques del área Oceanográfica. Dentro de las capacidades que tiene el barco es su gran autonomía. Es decir este buque puede navegar 30 días sin tocar tierra, sin abastecerse y efectuando trabajos oceanográficos. Es decir, es de los buques capacitados para explorar esas zonas que hasta el momento nuestro país no ha podido llegar, por las limitaciones de distancia. Ahora sí podemos tener presencia en todo nuestro mar territorial, zona económica exclusiva y mar presencial también".

Agregó el profesor que la nave tiene un rol oceanográfico y pesquero, de tal manera que se complementan las dos actividades, "se hacen mediciones del área Oceanográfica para obtener datos de la columna de agua y también del área biológica y pesquera", advirtió.

Por su parte, Ítalo Masotti, académico de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV, quien trabaja en ecología y fitoplancton sostuvo "Hay una necesidad creciente de explorar las zonas costeras y oceánicas, y este barco va a permitir -y está permitiendo- de alguna forma poder hacer estos estudios a nivel de toda la costa chilena y también pensando en la zona de fiordos que es de mucho interés en Chile".

El profesor Masotti acotó que para los alumnos esta actividad "es una gran motivación poder visitar este buque, porque les crea expectativas del trabajo que ellos van a realizar como biólogos marinos en el futuro y les permite ver los equipos disponibles para poder hacer tanto el trabajo científico como de prospección, porque este barco puede hacer prospecciones pesqueras, que es de importancia para los estudios de recursos de las zonas costeras de Chile".

Los alumnos terminaron muy satisfechos con la visita, tras apreciar el nivel tecnológico de la nave, que el próximo 10 de julio zarpará rumbo a Coquimbo en una nueva misión científica.

 

Alumnos de primer año de la Carrera de Biología Marina, participaron en diversas actividades de terreno en mayo recién pasado, bajo el marco del programa de la asignatura "Introducción a la Biología Marina", impartida durante el presente semestre. En la oportunidad participaron 48 estudiantes, junto a los profesores Carlos Melo y Hernán Vergara, acompañados de la ayudante de terreno Srta. Carolina Yáñez, egresada de esta carrera.

En la oportunidad conocieron el Museo de Historia Natural de Puchuncaví, donde fueron bien acogidos e informados sobre las actividades que desarrolla esta institución. También visitaron los acantilados de Quirilluca, donde nuestra experta Carolina Yañez ilustró a los presentes acerca de la importancia de la conservación de los acantilados, fundamentalmente para la nidificación y crianza de los polluelos del piquero, como así también dar a conocer la amenaza que en la actualidad representan los proyectos inmobiliarios que se tienen contemplados construir en este sector.

Experiencias académicas de este tipo representan un acercamiento con las instituciones que resguardan nuestro patrimonio natural, lo cual fue complementado con las actividades de terreno, como lo fue el avistamiento de aves marinas y su exposición a situaciones de origen antrópico que perturban su hábitat.

El viernes 6 de junio se llevó a cabo una importante ceremonia académica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, ocasión en la cual se entregó un importante reconocimiento a estudiantes de diferentes carreras de nuestra casa de estudios, en presencia de sus familiares, profesores y autoridades universitarias. En la oportunidad fueron distinguidas tres alumnas de nuestra Carrera de Biología Marina, quienes recibieron los siguientes premios: alumna de primer año Srta. Francisca Unda Vergara (Beca de Honor); alumna de tercer año Srta. María Antonia Reculé Rivera (Beca de Continuidad de Excelencia Académica) y alumna de quinto año Srta. Macarena Díaz Astudillo (Beca de Continuidad de Excelencia Académica). En la imagen las premiadas junto al Decano de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, Prof. Ricardo Bravo Méndez, y al Director de la Escuela de Biología Marina de esta Facultad, Prof. Pablo Muñoz Salazar. Nuestras sinceras felicitaciones a las estudiantes merecedoras de este reconocimiento académico.

 

El moderno equipamiento monitorea el área norte de la bahía de Valparaíso y forma parte de la red de estaciones del Servicio Meteorológico de la Armada.

Con actualizaciones cada cinco minutos, la nueva Estación Meteorológica de Montemar, ubicada en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, entrega una completa información, a través de la captura de datos claves para el ámbito marítimo y portuario, que permiten una mejor planificación de diversas actividades a desarrollar en la zona, con fines de interés comercial, turístico y recreacional.

Desde el monitoreo de la velocidad y fuerza del viento, pasando por la radiación solar y ultravioleta hasta el nivel de precipitaciones, junto a datos como temperatura, humedad y sensación térmica, es el registro que se ofrece en línea, y sin costo, en la página web www.cienciasdelmar.cl.

Así lo dio a conocer Jaime Letelier, académico de la Universidad de Valparaíso, doctor en Oceanografía y director del proyecto, en el marco de la visita de estudiantes de enseñanza media del Taller de Ciencias del Colegio Alianza Francesa de Valparaíso a la Facultad de Ciencias del Mar, para recabar información del uso y utilización de los datos que entrega la estación y aplicarlos en el proyecto de energías renovables que implementarán estos alumnos en su establecimiento.

“Esta actividad consiste en interactuar con el colegio Alianza Francesa, específicamente con la gente que está preocupada del medio ambiente, y generar iniciativas asociadas a las energías renovables no convencionales, en este caso paneles solares, para instalarlos en el colegio. Para eso están buscando un respaldo basado en información y esa información la podemos entregar nosotros, ya que contamos con la Estación Meteorológica muy cercana al colegio”, sostuvo el oceanógrafo.

Información pública

Letelier aclaró que esta información es de carácter público, por lo tanto puede acceder cualquier persona que requiera conocer los datos del monitoreo: pescadores, deportistas náuticos, organizaciones e instituciones relacionadas con el puerto y la Armada, entre otras.

“Por ejemplo, la gente de mar puede consultar los datos de viento (fuerza y velocidad), dado que este factor define el tipo de mar; es decir, cuando el viento es intenso obviamente que las olas serán muy grandes. De hecho, durante el verano esta Estación fue referenciada por el Servicio Meteorológico de la Armada para anunciar las condiciones ambientales en el sector de Reñaca”, enfatizó Letelier.

La Estación forma parte de la Red Servicio Meteorológico de la Armada en todo Chile, que monitorea las diferentes condiciones ambientales, especialmente en puertos y en bahía, de uso turístico y comercial.

Proyecto escolar

Por su parte Muriel Sauseer, profesora de Biología del Lycée Jean d'Alembert de la Alianza Francesa de Valparaíso, se mostró muy satisfecha por la experiencia.

“El objetivo de esta visita es recolectar datos de viento y ensolamiento para un proyecto de energías renovables que estamos desarrollando con los alumnos. La experiencia es muy buena, porque es una oportunidad para nosotros de contar con datos meteorológicos de la zona, dado que no existen de otra forma. Y para los alumnos visitar la Estación y compartir con profesionales de diversas áreas, como biólogos y oceanógrafos, es una oportunidad de ver o proyectarse en algo laboral”, afirmó.

Por su parte, la alumna Catalina Vásquez, de segundo año medio, señaló: “Hay gente que le interesa de manera especial el mar, pero no sabía que existían con tanta especialización como el profesor Letelier, quien es doctor en Oceanografía. Fue todo muy bonito. Bacán el contar con la información para poder instalar los paneles solares, porque hay motivación para hacerlo y ahora también contamos con financiamiento. Así que felices de tener más información”.

Andrés Vásquez, también de segundo medio, afirmó que “me interesó mucho la visita; además me llamó mucho la atención los cálculos que se hacen, los registros que se realizan en estos monitoreos, como por ejemplo para saber la fuerza del viento, el clima, la radiación solar… En fin, son hartas cosas”.

A la crítica situación en que se encuentra casi la mitad de las pesquerías del país, según un informe emanado por la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura, esta semana se agrega el impacto generado por el movimiento telúrico y el tsunami en la flora y fauna marina de las zonas afectadas.

Los cambios provocados en el borde costero por el terremoto de 8.2 grados Richter que sacudió este martes al norte del Chile y el posterior maremoto que golpeó las costas chilenas, sumados a la sobreexplotación y agotamiento de tradicionales productos marinos, podrían disparar los precios de pescados y mariscos en la tradicional celebración religiosa de Semana Santa.

A la crítica situación en que se encuentra el 48 por ciento de las pesquerías del país, según un informe emanado por la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura, Subpesca, esta semana se agrega el impacto generado por el movimiento telúrico y el tsunami en la flora y fauna marina de las zonas afectadas.

“El cambio principal es en el borde costero, como ha sucedido en los terremotos de 1985 y de 2010 en el Biobío, con consecuencias en cambios en los límites de áreas de manejo, variando la superficie total de las mismas, junto a la destrucción de infraestructura de desembarque y apoyo de embarcaciones y materiales de pesca, además de la interrupción de los accesos a las caletas de los pescadores, entre otros”, explica la investigadora Chita Guisado, bióloga de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, quien aseguró que al producirse el levantamiento del borde costero hay un impacto en la fauna y flora bentónica.

“El tsunami puede afectar zonas de cultivo suspendido (abalones, ostiones), dado que los sistemas suspendidos se enredan, como sucedió en Caldera y Tongoy en 2010”, asegura la experta, añadiendo que estos efectos podrían obligar a los pescadores artesanales a desarrollar sus actividades en las áreas de libre acceso.

Metales tóxicos

La investigadora advierte que considerando lo observado en el sur del país “podría esperarse un aumento en la contaminación, principalmente de cadmio”. El cadmio es un metal pesado que puede ser encontrado en la corteza terrestre, y produce efectos tóxicos en los organismos vivos, aun en concentraciones muy pequeñas.

“Dependerá de la zona, pero podrían llegar a la costa metales pesados capaces de contaminar la flora y fauna, especialmente animales filtradores como la navajuela o el ostión. Probablemente podría haber disminución de oferta de productos y aumento en los precios”, dice la profesora.

Esta contingencia se suma —de acuerdo al informe de la Subpesca— al complejo escenario que enfrentan 16 de las 33 pesquerías en Chile, que se encuentran sobrexplotadas y agotadas, como el congrio dorado, el alfonsino y la merluza austral. Conceptualmente, otro "terremoto" para la industria.

Estado de las pesquerías

En palabras de la investigadora, el diagnóstico realizado por la autoridad, que señala que existen ocho pesquerías agotadas, ha sido generado principalmente por la información generada por el Instituto de Fomento Pesquero. Sin embargo, también por el desarrollo de los proyectos del Fondo de Investigación Pesquera y aportes de la investigación realizada por las universidades u otras organizaciones.

“Coincido plenamente con el diagnóstico realizado hasta ahora basado en la información existente. Este diagnóstico permite concluir que de un año a otro ha cambiado el estado de una pesquería, no necesariamente porque en ese año las cuotas fueron elevadas: existen otros factores que influyen en el desarrollo de una pesquería, como temperatura, salinidad, alimento, etcétera, directamente relacionados con la vulnerabilidad del recurso. Si uno ve el diagnóstico se da cuenta que muchas pesquerías que estaban sobreexplotadas e incluso en plena explotación en 2012, ahora están agotadas, se puede ver una tendencia bastante clara”.

Medidas y fiscalización

Para la experta en zoología, lo importante es tomar medidas precautorias, como realizar el seguimiento de cada pesquería; contemplar planes de manejo en cada una de ellas, con prioridad en aquéllas que se encuentran sobreexplotadas, y también en las que se encuentran en plena explotación.

“¿Cómo hacerlo? Posibilitando realizar las investigaciones necesarias para determinar vedas y cuotas adecuadas, y por otro lado, que la población tome conciencia de lo importante de respetar las medidas. Paralelamente se hace necesario incrementar la fiscalización de parte de Sernapesca, aumentando su dotación”, señala.

Recursos vulnerables

La profesora afirma que existen varios recursos sobreexplotados, tales como la merluza, el jurel y el bacalao. Cambiar ese estado dependerá de que se tomen las medidas adecuadas y también de la vulnerabilidad del recurso, ya que todos no son afectados de la misma manera por el cambio de las condiciones del medio.

“Creo que lo que ha influido en que los recursos se encuentren en estas condiciones, ha sido la falta de medidas precautorias. Sin embargo, hay que considerar que dichas medidas deben tomarse con información técnica adecuada, y esto significa que hay que hacer investigación y seguimiento de las pesquerías. No es que no haya habido investigación, pero aún es necesaria más y la adecuada. Creo que con los Comités Científicos Técnicos (CCT) se podrá dar un paso adelante, siempre que haya financiamiento. Importante es que estos CCT consideran sólo la parte técnica y están desvinculados de la industria”, explica la profesora.

En el caso de los organismos bentónicos —loco, lapa, erizo, algas—, a lo menos en el norte del país es baja la extracción, excepto las algas que van a la industria, “que en estos momentos tiene precios muy altos. Hay preocupación en los organismos técnicos por la demanda que redunda en el aumento de la extracción”, asegura la académica.

Es la segunda obra del autor, quien desarrolla en 120 páginas toda la experiencia del proceso de innovación curricular que realizó la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV.

Un reto permanente de los programas de formación profesional es estar en sintonía con la demanda laboral, sus necesidades y requerimientos. Por ello la tendencia de innovar por competencias es un modelo en el que han avanzado las instituciones de educación superior modernas, para hacer frente a los nuevos desafíos que surgen en el contexto de los cambios económicos, productivos y tecnológicos, pasando así del dominio de tareas específicas al desarrollo de competencias.
En esta línea estratégica de desarrollo la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales comenzó hace algunos años a desarrollar un modelo por competencias para su carrera de Biología Marina.
Todo el trabajo realizado entre los años 2012 y 2013 quedó compilado en el libro: "Rediseño curricular con enfoque de competencias: Una experiencia en la Universidad de Valparaíso", cuyo autor es el asesor curricular y de aseguramiento de la calidad, Juan José Gutiérrez.
La obra fue presentada este martes 28 de enero, en el salón "Profesor Héctor Etcheverry" de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la U. de Valparaíso.
El decano de esta Facultad, doctor Ricardo Bravo, quien encabezó la ceremonia de lanzamiento, estuvo acompañado por su homólogo de la Facultad de Medicina, Antonio Orellana. Además, asistieron el secretario académico de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, Fernando Balbontín; el director de la carrera de Biología Marina, Pablo Muñoz; autoridades del departamento de Desarrollo Docente, académicos de la casa de estudios, docentes de otras universidades, estudiantes y familiares del autor del libro.
El doctor Ricardo Bravo destacó el aporte del libro, cuyo modelo –según dijo- se puede replicar en otros programas académicos, sin agotar la calidad y eficiencia del mismo. "Las metodologías que se explican en el libro permiten desarrollar un proceso de innovación curricular de forma muy sistemática y ordenada. A lo que se suma un trabajo muy cercano con los distintos especialistas de la carrera con resultados muy positivos. Esto que se hizo aquí se puede trasladar y aplicar a muchas carreras, no necesariamente a aquellas relacionadas con las ciencias marinas".
El decano agregó que "es aprender a innovar y visibilizar cómo se están estableciendo trabajos de mejora continua, porque no tenemos otra opción. Uno de los expositores decía que hoy el conocimiento se duplica cada 2 años, antiguamente se tardaba siglos en hacerlo. Entonces no podemos pensar que una carrera no evolucione, tiene que estar haciendo permanentemente los ajustes de acuerdo a cómo se están produciendo los cambios en la sociedad del conocimiento".
El libro fue presentado por el doctor en Filosofía y Letras, doctor Jorge Sepúlveda, quien señaló: "Este trabajo es un verdadero manual. Es absolutamente necesario que todas las carreras universitarias estén diseñadas en base a competencias. Es fundamental. Creo que se hizo un muy buen trabajo, muy participativo, porque es importante que a todos los estamentos de la comunidad universitaria participen en este nuevo proceso y giren en 180 grados el proceso de la educación profesional".
Por su parte, Juan José Gutiérrez, autor del libro, definió su obra de la siguiente manera: "Es una guía para poder dar respuesta -de alguna forma- a las necesidades del campo laboral. Es muy importante que las carreras puedan rediseñar su currículo, teniendo en consideración el mundo académico, el mundo del empleador y el mundo profesional. Todo eso dentro de un contexto propio de los programas y de la universidad donde se desarrolle".
Finalmente, el autor señaló: "En cada obra uno trata de poner lo mejor de manera tal de pensar en un público que el día de mañana lo va a utilizar tratando de no colocar tanto tecnicismo, sino aspectos que son relevantes para el diseño de un currículo".

Sólo buenos recuerdos de su paso por la Universidad de Valparaíso, mientras se formaba como biólogo marino, dejó el recién nombrado ministro de Medio Ambiente de la Presidenta electa Michelle Bachelet, Pablo Badenier. Así lo señaló el director de la carrera de Biología Marina, Pablo Muñoz, quien fue su profesor durante todo el proceso de formación del nuevo secretario de Estado.

"No me sorprendió que Pablo fuese nombrado ministro de Medio Ambiente, porque es la persona más indicada para ocupar ese cargo. Sobre todo porque es un profesional joven, tiene muy buena llegada con todo el mundo y su trayectoria profesional y liderazgo lo avalan", afirmó el director.

El doctor Muñoz recordó que desde muy temprano Pablo Badenier se interesó por los temas ambientales. De hecho, su tesis la realizó en áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos como herramienta de administración en Caleta Quintay. "Pablo es bastante distinto a lo que uno acostumbra ver en el mundo político. Tuvo un destacado desempeño como director regional metropolitano en Conama y como secretario ejecutivo de Medio Ambiente y Territorio en el Ministerio de Obras Públicas", indicó.

Pablo Muñoz agregó que el nuevo ministro cuenta con las competencias necesarias para liderar una cartera tan importante como es la de Medio Ambiente. "Es una persona muy respetuosa y responsable, y desde que ingresó a nuestra Facultad tuvo una excelente disposición para aprender, además que conoce en profundidad los temas medioambientales. Su trayectoria ha sido impecable, tanto en el sector público como en el privado. Creo que va a ser un muy buen papel en el nuevo Gobierno", subrayó Muñoz.

Pablo Badenier se ha desempeñado como director en Ciudad Patrimonio Consultores, asesor ambiental en Acua Limitada, consultor en GHD, secretario ejecutivo de Medio Ambiente y Territorio en el Ministerio de Obras Públicas y director regional de Conama Región Metropolitana.

Nació en Valparaíso y vivió muchos años en el Barrio O'Higgins. Es hijo del odontólogo Osvaldo Badenier Bustamante, quien fue académico de la Facultad de Odontología de la UV. Es exalumno del Colegio de los Sagrados Corazones de Valparaíso, promoción 1990. Fue el mejor egresado de su promoción en Biología Marina UV y obtuvo su título el año 2000. Fue presidente de la Federación de Estudiantes de la UV. Tiene un Magíster en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile. Tiene tres hermanos: Osvaldo, que cursó estudios en Derecho UV; Carola, psicóloga, trabaja actualmente en la misma casa de estudios, y Natalia, actriz.

Cerca de 120 estudiantes del colegio Altazor asistieron a innovador programa educativo, impartido por la organización accioncousteau, creada por estudiantes de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso.

 

Por segundo año consecutivo y con una positiva evaluación los alumnos de la carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, agrupados en la organización OBC Accioncousteau, finalizó el año académico del Programa de Educación para la Conservación del Medio Ambiente Marino, que se imparte en establecimientos educacionales del tradicional balneario de Concón.

El año 2012 fue la Escuela Oro Negro de Concón. Este año, los alumnos del Colegio Altazor fueron los favorecidos con la iniciativa.

Tal como lo explicaron los miembros de la OBC Accioncousteau, el Programa de Educación para la Conservación del Medio Ambiente Marino se orienta a proteger la integridad de los ecosistemas biológicos, generando una conciencia más ecológica y proactiva frente al cuidado del medio ambiente en los menores.

Esta iniciativa es financiada por el Fondo de Protección Ambiental (FPA), a través de la Secretaría Regional Ministerial de Medio Ambiente de Valparaíso.

En la ceremonia de clausura participaron alumnos, profesores, apoderados y autoridades del establecimiento educacional.

Satisfechos

Rodrigo Alarcón, director de proyectos de la OBC Accioncousteau, se mostró muy satisfecho con el desarrollo del curso, que abordó temáticas como biodiversidad y contaminación, a través de clases teóricas, talleres y actividades prácticas.

"Concluimos el proyecto con esta ceremonia que tiene un objetivo netamente motivacional, para que los niños continúen realizando acciones de acuerdo a lo aprendido y orientadas al cuidado del medio ambiente. Me sorprendió en este grupo las ganas de saber más y lo participativos que fueron en cada una de nuestras actividades", dijo.

El estudiante de Biología Marina UV agregó que el enfoque principal del curso es motivar en los niños acciones directas para mitigar el daño contra el medio natural, así "les enseñamos la riqueza de recursos que ofrece el mar para que lo valoren y cuiden. Generamos conciencia en los menores, que son nuestros principales aliados para provocar el cambio en los adultos".

Alta asistencia

Magdalena Gatta, directora de la OBC Accioncousteau, señaló por su parte que "fue muy exitoso, porque la asistencia a los cursos fue alta. En total participaron cerca de 120 niños en los diferentes talleres y las clases prácticas. Sólo nos queda un par de actividades: una sesión de buceo y la salida al mar en una embarcación de la Universidad, y la instalación de puntos limpios, para que las personas se acostumbren a dejar los desechos en estos depósitos especialmente diseñados para este propósito".

Por su parte, Beatriz Salgado, directora de la OBC Accióncousteau, manifestó que "las jornadas prácticas en especial fueron muy interactivas para los escolares, y están directamente ligadas a los contenidos teóricos que se enseña en el aula. Para nosotros fue una experiencia increíble; siempre nos ha gustado trabajar con niños, porque captan muy bien el mensaje y lo saben replicar en sus familias. Una vez más nos vamos contentos y satisfechos con lo logrado, ya que los niños aprendieron. Se nota. Y mientras aprendan, todo bien".

Experiencia positiva

La profesora Andrea Sánchez, jefa del Departamento de Ciencias del Colegio Altazor, evaluó la experiencia como muy positiva. "Crear esta instancia para los alumnos, quienes aprendieron en un contexto distinto y de manera entretenida, fue muy enriquecedor. Los niños no estaban acostumbrados a salidas a terreno. Además no aprendieron sólo contenidos, también les enseñaron el trabajo en equipo y a ser solidarios, entre otras competencias. Se reforzó bastante el trabajo en equipo. Fue importante para ellos", afirmó.

La ceremonia de clausura incluyó la entrega de diplomas para los alumnos por su participación y premios para los estudiantes destacados: clases de buceo y un libro para colorear de la autora Francisca Zavala, quien también es miembro de Accioncousteau y estudiante de la carrera de Biología Marina UV.

Investigadores nacionales y extranjeros analizan el estado de los recursos marinos y la acuicultura del país e Iberoamérica, en el marco del VI Foro Iberoamericano de los Recursos Marinos y la Acuicultura, Firma 2013, que organiza la Universidad de Valparaíso.

 

El impacto del cambio climático no sería relevante como causa de la disminución de los recursos marinos en nuestro país. No existe evidencia científica que respalde esa afirmación. Pero, el mal manejo de recursos claves para nuestra industria ha generado una sobreexplotación y por ende una merma importante de cuatro especies: jurel, merluza, anchoveta y sardina.

Así lo reveló el investigador Juan Carlos Castilla, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas 2010, quien fue el principal conferencista en la sesión inaugural del VI Foro Iberoamericano de los Recursos Marinos y la Acuicultura (Firma), que por primera vez se realiza en Chile y es organizado por la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso.

La ceremonia de inauguración se llevó a cabo en el auditorio de la Facultad de Arquitectura UV y contó con la presencia del decano de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, doctor Ricardo Bravo, quien asistió como representante del rector, profesor Aldo Valle. Lo acompañó la directora de Investigación de la Universidad de Valparaíso, Marcela Escobar, más el comité ejecutivo del Foro Firma 2013, compuesto por las académicas e investigadoras Chita Guisado y Gabriela Muñoz. Además asistieron el jefe de la División de Pesquerías de la Subsecretaría de Pesca, Maximiliano Alarma; el asesor de la FAO, Área Recursos Marinos, Roberto de Andrade; el representante del Instituto de Fomento Pesquero, Jorge Castillo; el investigador del Instituto Oceanográfico de la Universidad de Venezuela Oriente, César Lodeiros, y el conferencista invitado, investigador de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas 2010, Juan Carlos Castilla.

Por qué están sobreexplotados

"Creo que sabemos por qué están sobreexplotados, y lo bueno de la Ley de 2012 —la actual— es que se han tomado algunas medidas de futuro para ver si se puede corregir y una vez corregido se verá si las pesquerías se pueden mantener en el tiempo", dijo Juan Carlos Castilla.

Con respecto al impacto del cambio climático en los recursos marinos, el profesor Castilla aseguró que "no hay evidencias en Chile y hay muy pocas en el mundo. Los mayores efectos del cambio climático se han comenzado a ver en tierra, es mucho más difícil verlos en el océano. La temperatura en el planeta en los últimos 50 años subió 0.6 y 0.7 grados en promedio, pero en el agua de mar muy poco. No lo estoy dejando de lado, pero el factor principal es el manejo inadecuado de algunas de estas especies".

Mirada hacia Iberoamérica

La profesora Chita Guisado sostuvo por su parte que el sello de esta nueva versión del Foro Firma 2013 se orienta en dar a conocer el estado de los recursos marinos y de la acuicultura, principalmente en Chile, pero con una mirada hacia Iberoamérica.

"Durante los últimos años la pesca y la acuicultura han tenido un repunte a nivel mundial. Chile es uno de los países más importantes en el desarrollo de la acuicultura, aunque en estos momentos no sea tanto así, básicamente por los problemas que ha habido en la salmonicultura. Sin embargo, la escasez de recursos alimenticios es a nivel mundial, por lo tanto hay que mirar hacia el mar para ver qué se puede hacer para no sobreexplotar los recursos", afirmó la investigadora.

La demanda de alimentos

De su parte, César Lodeiros —a quien se le entregó una distinción especial por su reconocido trabajo que centra sus investigaciones en la utilización de la acuicultura para la disminución de la pobreza y la restauración de los recursos naturales particularmente en moluscos— destacó que el Foro Firma 2013 se esté realizando en Valparaíso, según sus palabras, "ciudad ícono de las ciencias marinas".

Según explicó Lodeiros, la realidad de Venezuela, su país natal, también ha sido golpeada por la sobreexplotación. "Hemos bajado la producción de sardinas: en el año 2004 era de alrededor de 240 mil toneladas y ahora no llegamos a 20 mil toneladas, y lo que se nos viene encima con tratar de satisfacer las demandas de alimentos es bastante grave. Este es uno de los puntos a discutir en este foro".

Además, puntualizó: "Creo que hay que llegar a un equilibrio y no pensar tanto en explotar más el mar sino en hacer más restauración ecológica. Nosotros como grupo de investigación lo estamos haciendo: llegar a utilizar la acuicultura no ya como un negocio. La acuicultura no es un negocio sino una necesidad. Y usarla como una herramienta para la eliminación de la pobreza".

Acuicultura responsable

Por su parte, Roberto de Andrade señaló que "los países latinoamericanos estamos con una deuda con el recurso, y la salida es a través de la acuicultura, pero una acuicultura responsable".

"Pesca con una acuicultura responsable" fue la fórmula que ofreció el representante de la FAO, quien destacó la importancia de desarrollar este tipo de eventos, porque "el intercambio de información es muy importante sobre todo en el mundo académico y científico. Si no intercambiamos la información que tenemos es muy difícil que podamos estructurar proyectos de desarrollo".

Añadió que FAO está en la lucha contra el hambre las 24 horas del día. Toda innovación que haya en el mundo de la producción —de toda índole— es bienvenida, dijo, "de tal manera de poder alinear y ayudar a los países en las políticas públicas para superar el hambre y la seguridad ambiental".

"Creo que es muy importante que participen las universidades, que es justamente donde está el depósito del conocimiento; una universidad que genere estas discusiones y que gatille que la juventud participe y sepa, es la única forma de tener buenos profesionales. La riqueza del diálogo es muy importante para todas las generaciones futuras. Lo importante es una sostenibilidad del recursos con gente que actúe en forma responsable. Los felicito por organizar el foro acá en la Universidad de Valparaíso y gracias por la invitación", finalizó.