Últimas noticias

Últimas noticias (78)

La Sociedad Chilena de Ictiología otorgó a Valentina Bernal, estudiante de nuestra casa de estudios, el premio al mejor trabajo presentado en el evento. Además, otros dos alumnos fueron distinguidos en la categoría video científico.

Una destacada participación e importantes reconocimientos lograron alumnos de la carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, tras su participación en el XXXV Congreso de Ciencias del Mar, que realiza anualmente la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar.

El evento, que este año fue denominado: “Ciencias del Mar para Chile”, se desarrolló en la IV Región y su organización estuvo a cargo de la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo.

El encuentro convocó a académicos, investigadores, alumnos de pre y postgrado de universidades, centros e institutos de Investigación del país, junto a expertos internacionales invitados.

Tal como lo explicó la profesora Pilar Muñoz, la carrera de Biología Marina de Montemar fue la institución más representada en el Congreso, destacando el alto número de alumnos que asistieron.

“Se presentaron cinco trabajos por académicos, tres por estudiantes de postgrado y 21 por estudiantes de pregrado. Nuestra Universidad tuvo la mayor presencia en lo relativo a mostrar investigación científica en ciencias marinas, realizada por estudiantes en el marco de diversos proyectos de investigación.”, aseguró la académica.

En la misma línea, el decano de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, doctor Ricardo Bravo, valoró el nivel de los trabajos.

“Es importante destacar que la participación de estudiantes de Biología Marina UV, presentando trabajos de diversas investigaciones científicas, fue el más relevante a nivel nacional, en cuanto a cantidad, pero también por su calidad. Es por ello que a la estudiante Valentina Bernal le otorgaron el premio al mejor trabajo presentado, por parte de la Sociedad Chilena de Ictiología”.

El decano agregó que los alumnos también destacaron en la categoría videos científicos, exhibidos durante la actividad: “La Noche de videos”, donde compitieron estudiantes de distintas universidades, resultando galardonados Jorge Contreras (alumno de Magíster en Oceanografía UV), quien logró subir al pódium de los mejores por su 2º Lugar y Diego Bravo (alumno de pregrado UV), quien obtuvo una mención honrosa.

Dentro de las actividades del Congreso, el Director de la Escuela de Biología Marina de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, Profesor Pablo Muñoz Salazar, fue objeto de reconocimiento como socio fundador de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar, integrando esta organización desde hace 35 años a la fecha.

En la versión 2015 del Congreso de Ciencias del Mar, además de la Universidad de Valparaíso, también participaron: Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad de Concepción, Universidad Austral de Chile, Universidad Católica del Norte, Universidad Andrés Bello, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, entre otras.

Cincuenta y dos alumnos iniciarán sus clases el próximo 4 de marzo.

Comparativamente el proceso de matrícula 2015 en la carrea de Biología Marina fue mejor que el año pasado, dado que no solo lograron cubrir y superar los 50 cupos oficiales ofrecidos para este periodo, también se incrementaron los puntajes de ingreso al programa académico.
El director de la Escuela de Biología Marina, profesor Pablo Muñoz, expresó que quienes llegaron a concretar la matricula durante los tres días en que se extendió el proceso para todas las universidades del país, manifestaron su interés por estudiar en la Universidad de Valparaíso y particularmente en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, unidad académica que imparte la carrera, que además de encontrarse en el borde costero de Montemar, es una de las más antiguas y prestigiosas del área en el Polo Sur.
"Si bien el proceso fue similar a años anteriores, en algunos aspectos, este año se sumó un desafío mayor, ya que aumentamos en 10 el número de cupos oficiales que ofreció la carrera, llegando a 50. Fue un proceso lento, pero progresivo. Finalmente, cerramos el proceso con un total de 52 alumnos matriculados. Hoy en día los estudiantes cada vez tienen más acceso a fuentes de información, lo que influye bastante en la decisión que finalmente toman. Estamos satisfechos y muy motivados para recibir el próximo 4 de marzo a este nuevo grupo de alumnos y empezar con nuestra labor formativa", afirmó.
La carrera de Biología Marina cerró su proceso de matriculas con el primer puntaje de ingreso que alcanzó los 703 puntos, mientras que el último matriculado lo hizo con 516 puntos ponderados.

Un auspicioso proceso de matricula proyectan las autoridades de la carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, dada la cantidad de postulaciones recibidas en el actual proceso de admisión que se lleva a cabo en las instalaciones del Defider, avenida el Parque 627, Playa Ancha Valparaíso.
Así lo expresó Ricardo Bravo, decano de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, unidad académica que imparte el programa académico, quien se mostró muy satisfecho con el nivel de postulaciones a la carrera, que este año se ubicó entre las primeras del área a nivel nacional, en cuanto al número de convocados como también a los puntajes, que superaron en forma importante a los del año pasado.
"Tenemos hasta ahora cerca de 90 convocados para 50 vacantes. Es un buen número con respecto al año pasado, por lo tanto mejoramos notablemente. Creo que en alguna medida las políticas de la Universidad han resultado bien, esto de hacer algunos ajustes con respecto al ranking y valorar más las notas que un estudiante logra durante los cuatro años de Enseñanza Media, por sobre a los resultados que se obtienen en una sola prueba como es la PSU. Esto ha mejorado bastante el número de postulantes y los puntajes necesarios para postular. Es un buen resultado para la Universidad de Valparaíso y para nuestra carrera también. Estamos muy contentos".
Por su parte, el primer puntaje de ingreso a Biología Marina, Rodolfo González, quien temprano concurrió a matricularse, con una ponderación de 703 puntos, explicó por qué optó por la UV para su formación profesional.
"Por el prestigio que tiene y porque yo en el futuro quiero ser un gran doctor, un gran profesional y la Universidad de Valparaíso es una de las mejores universidades de la zona. Me gusta mucho el mar y la fauna y buscaba estudiar una carrera que tuviera que ver con todo eso".
De acuerdo a las cifras exhibidas en el sitio de estadísticas de matriculados de la casa de estudios superiores, la carrera de Biología Marina ofrece 50 cupos oficiales con un puntaje de corte de 504 puntos ponderados.

La designación del profesor Humberto Díaz de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV, en el organismo consultivo del Ministerio del Medio Ambiente, se extenderá por un período de dos años.
Es primera vez que un académico de la Universidad de Valparaíso es designado como miembro de Consejo Consultivo del Ministerio del Medio Ambiente, por lo tanto el desafío para el doctor Humberto Díaz, profesor de la carrera Biología Marina, es de suma relevancia, dado que su participación contribuirá a consolidar una serie de anteproyectos de ley muy necesarios para afianzar la política ambiental del país.
Así lo explicó el profesor Díaz, quien actualmente se desempeña en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la UV.
"Tanto a través de las sesiones ordinarias como las extraordinarias, los miembros del CC participarán en la concreción de nuevas normas de calidad ambiental, de preservación de la naturaleza y conservación del patrimonio ambiental, de planes de prevención y descontaminación, y del apoyo en la selección de aquellos proyectos o actividades orientados a la protección o reparación del medio ambiente, que se financien a través del Fondo de Protección Ambiental", aclaró.
Tal como lo señaló el académico, el Consejo Consultivo (CC) del Ministerio del Medio Ambiente, (MMA), que se rige por el D.S. Nº 25 del MMA, está compuesto por 11 personas: 2 representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG) sin fines de lucro; 2 representantes de centros académicos independientes; 2 representantes del empresariado; 2 representantes de los trabajadores, un representante de la Presidenta de la República, y 2 científicos, uno de ellos es el doctor Humberto Díaz Oviedo.
Los consejeros son nombrados por la Presidenta de la República por un período de 2 años, prorrogables por una sola vez.
"El MMA está abierto a todas las matrices ambientales, esto es, aguas, suelo y atmósfera, pero este año, que ya finaliza, le ha dado énfasis a los denominados PDA o Planes de Descontaminación Atmosférica, partiendo por el de Temuco y Padre Las Casas", afirmó el profesor Díaz.
Agregó que su mayor experiencia se centra en los temas acuáticos, especialmente los marinos; "no obstante, tenemos los conocimientos suficientes como para poder opinar de las restantes temas ambientales y anteproyectos de ley".
Es así como "debemos estar a disposición para responder las dudas del Ministerio del Medio Ambiente y del Consejo de Ministerios para la Sustentabilidad, pronunciarnos sobre temas ambientales de interés general, emitir opiniones sobre los anteproyectos de ley, decretos supremos relacionados con normas de calidad ambiental, normas de emisión etcétera", concluyó el académico.

Invitados por la carrera de Biología Marina escolares de Lonquimay participaron de una clase práctica de biodiversidad marina.

Corrieron sobre la arena, subieron a las rocas y recolectaron conchitas para llevarse un recuerdo de su visita a la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, donde no solo aprendieron sobre la rica biodiversidad marina del sector de Montemar, tras una clase práctica en la bahía, para algunos fue su primera vez que tenían contacto con el mar.
Esta experiencia la vivieron cerca de 30 niños mapuches, que estudian en la escuela Lafken de Icalma, ubicada en la frontera de Chile y Argentina, en las altas cumbres cordilleranas de la zona de Lonquimay (IX Región), en medio de los milenarios bosques de Araucarias, rodeados de ríos y lagos y donde se puede observar de cerca el vuelo de los cóndores.
El director de la carrera de biología Marina UV, profesor Pablo Muñoz destacó es la primera vez que visitan la Facultad escolares de una zona tan alejada como Icalma, "es una experiencia muy novedosa para nosotros, como carrera de Biología Marina y Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, recibir a esta delegación del colegio Lafken, que vienen de Lonquimay. Además, es muy gratificante saber que muchos de los estudiantes no conocían el mar y lo pudieron hacer aquí".
Una de las alumnas que a sus 13 años no había tenido contacto con el mar es Tabata Cañumir Cheuquellan, quien a pesar de su timidez expresó su interés por la fauna y flora marina del lugar.
"Me gustó mucho el mar porque tiene animales, tiene de todo. Conocí animalitos que nunca había visto. Lo he pasado muy bien. Conocí varias cosas que no sabía", aseguró la estudiante.
Por su parte, Gerson Romero González (12), quien disfrutó jugar sobre las rocas y esquivar el oleaje del mar, valoró la visita porque "uno conoce cosas que no conocía y son nuevas experiencias que uno vive en conjunto con mis compañeros, así es más bacán".
En la misma línea Olga Muñoz Antilao, comentó que le pareció "muy entretenida" la visita y reconoció que le sorprendieron mucho los lobos marinos, a los que pudo observar mientras descansaban en la gran roca de Montemar, "Allá estaban acostados (descansando) y tienen un líder. Gritan, es como su forma de entenderse en su comunidad. Bueno yo pensaba que en el mar solo habían gaviotas, pero nos dijeron que también hay pelicanos y varias otras aves. Es lindo conocer más especies".
Juan Schwartzer, profesor de la Escuela Lafken señaló que este tipo de actividades son muy beneficiosas para los alumnos, dado que pensar en ingresar a una universidad les abre las expectativas y permite que se den cuenta que (ellos) son capaces de hacerlo. "Así pueden conocer otras experiencias, salir de su entorno y conocer un mundo distinto. Les abrimos las posibilidades para poderlos motivar en la vida que les viene, porque ahora ellos van a ingresar a la Enseñanza Media y ahí van a tener que tener más opciones para su futuro".
Los escolares son niños mapuches-pehuenches de bajos recursos, que estudian en el establecimiento ubicado a 75 kilómetros de Lonquimay. La Escuela pública Lafken cuenta con una matrícula de 150 alumnos, de los cuales el 50 por ciento está con el régimen de interno, dadas las difíciles condiciones climáticas y de acceso al lugar.

Se trata del Chungungo, el más pequeño de los mamíferos marinos y del que menos se sabe científicamente.
Es una especie muy difícil de encontrar, porque se ocultan en madrigueras o zonas rocosas de la costa del Pacífico Sur. De los mamíferos de Chile es una de las especies menos conocidas. Sin embargo, su presencia es clave en el ecosistema marino, porque es un depredador catalogado como estructurador de las tramas tróficas del inter y submareales de la costa chilena. Hablamos del Chungungo, cuyo nombre científico es "Lontra Felina", una especie muy parecida a la nutria, excelente buceador y que en la actualidad se encuentra como especie protegida, ya que por su fina piel la caza indiscriminada lo ha llevado al borde de la extinción.
A pesar de su importancia es una especie tan poco estudiada, que incluso a preguntas tan básicas como el número de ejemplares que conforman su población actual no tienen respuesta aún.
A partir de esta necesidad surgió el interés de un grupo de alumnos de 4º Año de la carrera de Biología Marina por estudiarlos. Tras un trabajo previo de investigación desarrollado en el ramo Mamíferos Marinos decidieron dar un paso más allá y postular al Primer Concurso Proyectos de Investigación para Estudiantes de la Universidad de Valparaíso, el cual se adjudicaron con el proyecto: "Evaluación del impacto de la actividad turística en poblaciones del Chungungo (Lontra felina) en la zona central de Chile".
Laura Gutiérrez (investigadora responsable), Fernanda Vargas (co-investigadora), Pía Pinto (co-investigadora) y Walter Troncoso (co-investigador), son los estudiantes que resultaron ganadores con la máxima distinción, dado que su proyecto fue el mejor evaluado entre todos los participantes.
"Creo que la riqueza de esta investigación se basa en proporcionar nuevos conocimientos de una especie marina que -en general- es desconocida para muchas personas. Esto ayudará a que la gente se dé cuenta de su importancia, dado que regula la abundancia de otras especies costeras", afirmó Laura Gutiérrez.
En la misma línea Walter Troncoso sostuvo que lo más sorprendente para el grupo fue localizarlos y observar cómo se comportan in situ, "porque hay fotografías, pero verlos en vivo y en directo cómo se alimentan, admirar su capacidad de buceo y caza e incluso ver cómo juegan es poco frecuente".
Para su investigación los alumnos seleccionaron dos lugares que presentan las condiciones idóneas para comprobar su hipótesis de trabajo. Uno es el balneario de Chachagua, que cuenta con importante flujo turístico sobretodo en los meses de verano y un sector poco accesible de la costa de Quintay, donde la presencia humana es mínima.
"El objetivo del proyecto es conocer comparativamente cómo el turismo impacta en las dos poblaciones de chungungos localizadas en Cachagua y en Quintay. Queremos realizar un estudio comparativo en la temporada de alta y baja concurrencia turística", señaló Pía Pinto.
Fernanda Vargas agregó que "la hipótesis es confirmar si la conducta va a cambiar y si la abundancia va a ser menor en presencia de una alta afluencia de visitantes. Obviamente si los animales se ven afectados es probable que se alimenten menos y estén obligados a desplazarse más. Lo que tiene un costo energético asociado que podría impactar en la reproducción de la especie, por ejemplo".
La profesora patrocinante del proyecto Maritza Sepúlveda, Bióloga Marina, y doctora en Ciencias Mención en Ecología y Biología Evolutiva, afirmó que "este trabajo lo evalúo como el primer paso, es decir como la primera motivación al área de la Ciencia. En general, la ciencia es muy atractiva, pero no es fácil, porque es difícil conseguir los recursos para desarrollarla. Además, existe mucha competencia. Por lo tanto, tener la motivación en forma temprana y tener la posibilidad de acceder a recursos desde joven es altamente estimulante para decir "se puede". Es una fortaleza de estos alumnos, que también pueden replicar sus compañeros".

Dos académicos de nuestra facultad, Dres. Gabriela Muñoz y Mauricio Landaeta, en conjunto con la Dra. María Teresa González (Universidad de Antofagasta) han realizado un video de difusión titulado "Parásitos en larvas de peces". El contenido del video se basa en los resultados obtenidos de un proyecto de investigación, Fondecyt Regular 1120868, que aún se encuentra en ejecución. El propósito de este video es que la comunidad, especialmente estudiantes de enseñanza básica y media, puedan conocer la labor que realizan los investigadores, así como los resultados del proyecto.

La Dra. Gabriela Muñoz, investigadora principal del proyecto, indica "hemos querido mostrar las líneas de investigación generales que se consideran en el proyecto como larvas de peces, parásitos y análisis moleculares. Cada uno de ellos explicado de forma simple y complementados con muchas imágenes, para que los jóvenes comprendan la esencia del trabajo científico".

En el video además participaron las ayudantes de proyecto, Pamela Palacios, Fabiola Sepúlveda y Francisca Zavala, y varios estudiantes de biología marina que apoyaron las actividades de terreno y de laboratorio. Al respecto, el Dr. Mauricio Landaeta opina "Es importante que en el quehacer de los proyectos se incorpore a estudiantes de pregrado, de forma de que aprendan a utilizar el método científico para la toma de decisiones."

El video ha sido repartido en formato DVD en 40 establecimientos educacionales del país. También se encuentra disponible en fuentes de difusión pública como YouTube, cuyo enlace se indica en la página Web de nuestra Facultad.

La becaria volará por 12 horas en el avión–laboratorio DC-8 con grupo multidisciplinario de científicos norteamericanos.

Un verdadero sueño está viviendo Catalina Velasco (22), alumna de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, quien fue seleccionada para sobrevolar los hielos antárticos, junto a grupo de científicos de la Nasa.

"Soy de las pocas personas en el mundo que volará junto a la NASA", expresó la estudiante desde Punta Arenas, ciudad a la que viajó para cursar un semestre en la Universidad de Magallanes (UMAG), gracias a una beca de Movilidad Nacional (MEC), la cual concluye el 10 de enero 2015.

Una experiencia que muy pocas personas podrán contar y que se realiza en el marco de la Operación IceBridge, proyecto que se realiza desde el 2009 con el fin de estudiar qué sucede con las capas de hielo árticas y antárticas (grosor, espesor, si avanzan o retroceden, etcétera), e incluye tanto el hielo marino como continental.

La iniciativa que se lleva a cabo desde hace seis años, es organizada y coordinada por la embajada de Estados Unidos, junto a la NASA y el American Corner de la Universidad de Magallanes.

"El concurso este año fue abierto para los alumnos de pregrado de la UMAG, de cualquier carrera. Vi el afiche y pregunté si podía postular. Me dijeron que sí. Así que postulé de inmediato, tuve que mandar mi curriculum y un ensayo en inglés. Como estudié inglés antes de ingresar a la UV no me fue problema", aseguró.

Tal como lo explicó Catalina, el viaje se iniciará en Punta Arenas y llegará hasta la base de la península Antártica. Es un vuelo de 12 horas, en el avión DC-8, que es un verdadero laboratorio con alas, donde van 24 científicos, más los pilotos y dos estudiantes de pregrado: Catalina Velasco de la UV y Constanza Jiménez, alumna de Biología Marina de la UMAG.

"La NASA todos los años invita a un par de personas a hacer el sobrevuelo de un día con ellos acá en Punta Arenas, pero es la primera vez que el concurso se abrió para gente de pregrado. Es un gran honor poder viajar, aunque sea por un día, con los científicos de la NASA, poder viajar en ese laboratorio con alas y ver in situ cómo se realiza el mapeo de los hielos".

A pesar de que cualquiera puede concursar, Catalina aclaró que el tema se resuelve bastante regionalmente, ya que "el vuelo no tiene fecha definida porque depende del clima, así que es complicado para alguien, por ejemplo de Santiago postular, ya que nadie corre con los gastos de traslado. Así que estaba en el lugar correcto y en el momento correcto, me vine a la UMAG justo cuando la NASA abre el concurso para alumnos de pregrado, y acá estamos", sostuvo la estudiante de Biología Marina UV.

Con respecto a sus expectativas, Catalina aseguró que espera aprender lo más posible, "sé que en las 12 horas que dura el vuelo haré todas las preguntas que pueda. En el vuelo van científicos de todo tipo: biólogos, químicos, geólogos, físicos, ingenieros, etcétera. Así que seré bien preguntona y sacaré muchas fotos. Será una experiencia realmente enriquecedora y espero me ayude a continuar mi motivación por el continente más austral del mundo", concluyó.

Jóvenes recolectaron muestras de fitoplancton de tamaño cien veces menor a un milímetro.

Una intensa jornada tuvo el grupo de estudiantes de enseñanza básica y media de excelencia académica, que fueron invitados para realizar una pasantía de dos meses en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, en el marco del programa Educación Futuro.

Embarcados en el "Juanillo", los escolares junto al profesor UV Ítalo Masotti y el técnico de laboratorio Juan Ayala, se internaron más de un kilómetro mar adentro, con el objetivo de recolectar muestras de fitoplancton, y de esta manera introducirlos en el trabajo científico que realizan los académicos de la facultad.

 

"Chile tiene miles de kilómetros de costa, cuenta con muchas áreas productivas y es nuestra responsabilidad cuidar estos recursos. El trabajo que nosotros desarrollamos en la facultad es precisamente eso, estar vigilando los recursos", señaló Ítalo Masotti, quien es doctor en Oceanografía Biológica de la Université Pierre et Marie Curie, Paris, Francia.

El estudiante Lautaro Stellon del Liceo José Francisco Vergara, valoró positivamente la actividad: "Muy entretenido, en realidad nunca pensé que iba ser tan interesante, como salir a terreno. Me mareó un poco, pero he aprendido mucho de los profesores".

Los estudiantes en esta clase práctica en el mar aprendieron a tomar muestras de fitoplancton y a calcular el nivel de visibilidad del agua, con instrumental especializado, como la Botella de Niskin, redes y el Disco Secchi, respectivamente. Posteriormente, en los avanzados laboratorios de microscopia de la facultad, observaron especies que no se ven a simple vista, dado que tienen un tamaño entre 20 y 50 micrones, es decir 100 veces más pequeños que un milímetro.

El doctor Masotti afirmó que el fitoplancton es la base de la cadena trófica y además a nivel global ejecuta la absorción del CO2 en el océano.

"Si consideramos que nuestro planeta tiene 75 por ciento de océanos, son de alguna forma los mayores consumidores de CO2 de la atmosfera", aseguró. Además agregó que las zonas costeras son las más afectadas con el cambio climático "y tenemos que prepararnos. La única forma de poder prepararnos es poder educar a las nuevas generaciones en este tema de educación ambiental y de poder proteger nuestras costas".

La iniciativa Educación Futuro nace de una propuesta que hace la Fundación Diálogos Ciudadanos de la Presidencia de la Cámara de Diputados, cuyo objetivo es identificar el talento académico en establecimientos municipales de las provincias de Valparaíso, Marga Marga y San Antonio.

La Ecoferia promueve el cuidado del medio ambiente y se podrá visitar de 11 a 19 horas en la Plaza Patricio Lynch.

El impacto del calentamiento global y la falta de conciencia de la ciudadanía por la protección del medio ambiente son factores que amenazan la vida natural y mantienen en una situación crítica el balance ecológico del planeta. Frente a esta situación alumnos de la carrera de Biología Marina, agrupados en la organización AcciónCousteau, lideran la organización -por segundo año consecutivo- de la Ecoferia de Concón 2014.

Un espacio que se abre a la comunidad con el objetivo de aprender y compartir conocimientos respecto a cómo podemos ser más responsables con el cuidado del medio ambiente.

Esto incluye diversos ecosistemas, como el río Aconcagua, las especies silvestres, las dunas y el humedal de Concón, entre otros espacios, pero también el barrio donde viven las personas, porque todo lo que hacemos en nuestra cotidianidad tiene un impacto en mayor o menor medida en el medioambiente.

También participan en la organización de la Ecoferia Concón 2014 la Agrupación Ambiental de Concón y la Brigada de Rescate de Animales Marinos.

Así lo explica, Rodrigo Alarcón, estudiante de cuarto año de Biología Marina UV y director de AcciónCousteau: "Es un espacio multicultural donde se van a exponer diferentes temáticas ambientales y participarán más de 20 organizaciones con líneas temáticas de medio ambiente".
Además, se ofrecerán productos a la venta, se realizarán diversos talleres de reciclaje y manejo de residuos, se presentarán obras de teatro y habrá música en vivo.

Por su parte, Francisca Rojas, estudiante tesista de Biología Marina y directora de la Brigada de Rescate de Animales Marino, señaló que esta iniciativa es un buen lugar para saber dónde y cómo contribuir en la protección del medio ambiente, "es expandir, contarle a todo el mundo qué está pasando, qué hay que cuidar y por qué es importante cuidarlo. Yo creo que cada vez se están interesando más y esa es la idea, educar desde los más pequeños inculcarles que cuiden este entorno que es de todos".

Este año los organizadores invitan a toda la comunidad de la regional a visitar este espacio que ofrecerá una completa y actualizada información para que las personas estén más conscientes de la protección que debemos tener con nuestro entorno natural.
La cita es este sábado 25 de octubre, desde las 11 hasta las 19 horas, en Plaza Patricio Lynch de Concón, ubicada a un costado de la Parroquia.